sábado, agosto 29, 2009

Seis pequeñas reglas sobre el dinero

1. Si el dinero se convierte en el CENTRO de tu vida, dinero será todo lo que consigas.

2. La persona sin dinero puede que sea pobre; sin embargo, no tan pobre como a persona que sólo tiene dinero.

3. La abundancia no es cuestión de adquirir todo el dinero que deseas; es cuestión de ser feliz con LO QUE TIENES en la actualidad.

4. Es mejor no tener dinero que no tener IDEAS CREATIVAS sobre cómo hacer dinero.

5. Gastar mucho dinero te hará caer en la TRAMPA de pensar que lo estás pasando bien cuando lo único que estarás haciendo será gastar mucho dinero.

6. Ante todo, el valor del dinero reside en los USOS CREATIVOS Y ESPIRITUALES en los que se puede invertir y no en cuántos bienes puede comprar.

Ernie Zelinski ("El éxito de los perezosos")

viernes, agosto 28, 2009

Mitos acerca del dinero

El más popular de los mitos que he podido identificar es el que afirma que el trabajo arduo es el factor causal que produce la riqueza, o sea que ganar dinero está necesariamente asociado a una actividad desagradable.

Sin embargo, las estadísticas que he leído no apoyan lo anterior. La Administración del Seguro Social de los Estados Unidos informa que en ese país el ingreso efectivo de una persona de 65 años de edad es de aproximadamente 250 dólares mensuales. Nótese que Estados Unidos está considerado como el país más rico del mundo y que se trata de personas que trabajaron 40 horas por semana durante aproximadamente 40 años. Si el trabajo arduo produjera riqueza, el resultado debería ser el mismo en todos los casos; pero, por el contrario, las personas ricas trabajan menos que las pobres.

Otro mito popular acerca del dinero es que la elección de la ocupación adecuada es la clave del éxito financiero.

Si recapacitas unos momentos, podrás identificar rápidamente a personas que tienen éxito financiero y a personas que no lo tienen, en cualquier ocupación que puedas imaginar. Además, existen los individuos que tienen éxito financiero en las ocupaciones más increíbles que te puedas suponer. Si deseas convencerte de lo anterior, examina uno de estos días la sección amarilla del directorio telefónico.

Esta idea está especialmente arraigada entre los que se dedican a la docencia. Si fuera cierta, los profesores universitarios serían las personas más ricas del país; sin embargo, la mayoría de los educadores que conozco son pobres a excepción de algunos que han escrito libros de éxito.

Otro mito común en torno al dinero plantea que no hay suficiente riqueza para todos: que cuanto más tiene uno, menos les queda a los demás, así que es mejor ser pobre y bueno que rico y malvado.

Las personas con esta idea por lo regular profesan un aran resentimiento contra los ricos.

Irónicamente, esto es lo que los mantiene pobres, ya que se reprocharían aún más si se volvieran ricos. La verdad es que el dinero lo inventó la gente para su propia comodidad y si el tuyo viene de la gente, lo único que puedes hacer con él es dárselo de regreso a la gente. Esto es cierto a menos que tengas el hábito de rellenar tu colchón con los billetes sobrantes.

Si gastas el dinero haces prosperar a otros. Si ahorras, también beneficias a otros, porque el banco se encarga de prestar lo que depositas; al invertir, sencillamente das dinero a otros para que lo utilicen en tu nombre.

Me agrada lo que Alan Watts dijo acerca del dinero. En una ocasión le preguntó a su padre cómo se había producido la depresión y él le contestó que era porque el dinero se había agotado. Esto le pareció tan ridículo como si un buen día un carpintero se presentara a trabajar y le dijeran que no había nada que hacer por falta de pulgadas o de centímetros.

Al dinero se le culpa por los problemas personales y sociales que causa la falta de dinero o el gusto exagerado por él. Uno de los factores que me motivaron a escribir el libro 'El dinero es mi amigo' fue darme cuenta que el dinero no puede curar la pobreza.

Para comprobar lo anterior basta examinar los programas federales contra la pobreza, que el gobierno de Estados Unidos llevó a cabo a mediados de los años sesenta. La idea básica de esos programas se centraba en que el problema de los pobres era la falta de dinero, por lo que se llegó a la conclusión errónea de que la solución era darles dinero. Los programas no funcionaron como, se esperaba o, de otra manera, en este momento no existiría gente pobre en Estados Unidos.

Lo anterior, significa que en casi todos los casos el pensamiento es el factor causal de la riqueza. El dinero está hecho de papel, metal y números, elementos que por sí mismos carecen de valor y poder creativo.

La clave de la riqueza es aprender cómo tomar las riendas de la mente, saber cómo encauzarla con pensamientos positivos, estudiándose a uno mismo, liberándose de los principales obstáculos que frenan el pensamiento y aprendiendo a usar mejor la imaginación.

Dicho de manera más simple, aumentará tu riqueza al mejorar la calidad de tus pensamientos acerca del dinero, mejorar la calidad de tus pensamientos acerca de ti mismo y mejorar la calidad de tus pensamientos en cuanto a qué haces para ganar dinero.

Phil Laut

Muestre a los demás qué hacer para prosperar

Se dan, por ahí, muchos consejos sobre cómo disfrutar de una ma­yor prosperidad. La mayoría de ellos empiezan con la palabra «debe­rías», «deberías hacer mejor tu trabajo», «deberías vender más», «de­berías llevar una vida mejor», «deberías conseguir mejores notas».

El problema está en que la gente que dice «deberías» no suele expli­car cómo se puede conseguir que el consejo resulte útil.

Hay una anécdota que muestra la importancia de explicar el cómo. A un «especialista» le preguntaron en cierta ocasión cómo había llega­do a hacerse millonario. El especialista contestó: «Es muy fácil. Todo lo que hay que hacer es depositar cien mil dólares en un banco todas las semanas durante diez semanas. Haciendo eso ya eres millonario.»

«¿Pero de dónde saco yo cien mil dólares a la semana?», preguntó el aspirante a millonario.

El otro le replicó: «Eso es cosa tuya. Yo ya te he indicado la estrategia general. Los detalles tienes que elaborarlos tú.»

A la hora de lograr que la gente dé lo mejor de sí misma, los deta­lles adquieren gran importancia. La estrategia general no es suficiente. Para conseguir que la gente actúe a gran altura, hay que explicar cómo tiene que hacer lo que uno quiere que haga.

Un amigo mío ha triunfado de manera asombrosa en un negocio de comercialización múltiple que su mujer y él iniciaron partiendo de cero. En la actualidad esta brillante pareja ha acumulado un patrimo­nio de 10 millones de dólares y dirige una entusiasta organización de 7.000 personas. El negocio hace ganar a la pareja 24 dólares por perso­na y mes o, lo que es lo mismo, 2 millones de dólares al año.

Un día le pregunté al marido cómo era que él y su mujer conse­guían tanto éxito, mientras que mucha gente que lo intentaba no lo­graba nada.

«Bueno», me dijo mi amigo, «nuestros productos están en la línea de lo mejor. Pero el secreto del éxito está, en primer lugar, en atraer a la gente al negocio y, en segundo lugar, en explicarles cómo dar sali­da al producto, incorporando a sus amigos al negocio, en calidad de distribuidores

«Cuando empezamos con el negocio, no contábamos prácticamen­te con ayuda. Aquello era una auténtica batalla. Aprendimos a atraer a la gente y les enseñamos a triunfar usando el método del tanteo. Mu­chas de las cosas que intentamos no funcionaron. Pero seguimos ex­perimentando. Nuestra empresa fue creciendo lentamente, pero con seguridad. Y concebimos dos planes que exponíamos a los que iban uniéndose al negocio. El primer plan trataba de cómo reclutar gente. El segundo, de cómo vender los productos

«Pero, ¿no es eso precisamente la base de la comercialización múl­tiple?», pregunté.

«Sí claro», convino mi amigo, «pero no nos limitamos a decir a las personas que van a asociarse con nosotros qué tienen que hacer. Les enseñamos cómo hay que hacerlo. Es muy fácil decir a la gente que puede prosperar en nuestro negocio. No es complicado despertar el entusiasmo inicial en una persona. Todo el mundo, ya lo sabes, quiere ganar más dinero. Pero a no ser que les expliques cómo pueden ganar más, su entusiasmo pronto se desvanece.»

«¿Podrías explicármelo con más detalle?», le pedí.

«Por supuesto. Voy a ponerte un ejemplo», continuó mi amigo. «Nosotros no decimos a la gente simplemente que un producto es bue­no. Se lo demostramos. Una exhibición del producto de 30 segundos vale más que explicarlo por escrito con 300 palabras o que hacerlo de palabra. Tampoco nos limitamos a decir a nuestra gente que inviten a otras personas que conozcan a unirse al negocio. Les enseñamos cómo hacerlo; la técnica de la propuesta, qué decir, cuándo decirlo y cómo lograr que se comprometan a unirse a nosotros. Los detalles, las cosas concretas, son esenciales.»

El secreto del éxito de mi amigo se reduce a enseñar cómo. Y esta técnica de «ayudar a los demás a prosperar» funciona siempre que uno desea que otra persona haga algo.

— El sacerdote que dice a la gente que no caiga en la tentación con­sigue mejores resultados cuando les explica paso a paso, cómo resistirse a probar drogas o a copiar en un examen.

— Es muy fácil para un padre decir a un hijo que tiene capacidad para sacar mejores notas. Pero es más eficaz explicar concreta­mente cómo tiene que estudiar para conseguirlo.

— Un entrenador que explica a un jugador cómo tiene que inter­ceptar un pase, logrará mejores resultados que si, simplemente, le anima a intentar con más tesón interceptar los pases.

David J. Schwartz

jueves, agosto 27, 2009

Riqueza y prosperidad: ¿son lo mismo?

Es importante diferenciar entre riqueza (estar ricos) y prosperidad (Ser ricos) al igual que diferenciar entre estar pobres y ser pobres.

La riqueza es un estado temporal. Se refiere a la cantidad de recursos que posee en un momento determinado una persona, una familia, una comunidad, una ciudad, un país.

A mayor cantidad de dinero, más rica económicamente es la persona.

La prosperidad es un sentimiento duradero y profundo de abundancia, que genera paz, tranquilidad, seguridad y felicidad.

También es un proceso que implica:

a) Ser consciente de los recursos que se poseen,

b) Mantener una actitud positiva hacia la vida y hacia lo que se posee, la cual lleva a la persona a disfrutar lo que tiene, a sentir abundancia y seguridad en sí misma y en el entorno y

c) Saber manejar los recursos (pocos o muchos) que se poseen. Estar pobres, es no poseer dinero en un momento dado. Es una carencia temporal de recursos, mientras que ser pobres es un sentimiento duradero y profundo de escasez que genera angustia, temor, inseguridad.

También es un proceso que implica:

a) No darse cuenta de los recursos que se poseen;

b) Mantener una actitud negativa hacia la vida y hacia lo que se posee, la cual lleva a la persona a quejarse, criticar, envidiar, culpar a los demás de su situación y pensar que no tiene control sobre la misma, y

c) Manejar inadecuadamente los recursos (pocos o muchos) que se poseen.

(Fuente: foros.expansion.com)

En los mismísimos Estados Unidos...

En los mismísimos Estados Unidos, la educación financiera es un gran problema a nivel nacional.

El entendimiento acerca de cómo administrar el dinero está disminuyendo, no aumentando, entre los americanos. Según BusinessWeek.com, el monto en deudas de los americanos en préstamos de casas, autos, tarjetas de crédito y otras compras suma casi el 100% de sus ingresos anuales después de impuestos, lo cual era el 75% en 1992. Otro estudio encontró que el 20 por ciento de las familias que ganan menos de $50,000 anuales gastan casi la mitad de su ingreso en pagos de deudas. (Fuentes: Business Week Online 3/08/02 , Credit Union National Associates 2009).

La mayoría de los adolescentes administran mal su dinero
En una encuesta por Teenage Research Unlimited, los adolescentes dijeron que gastan el 98% de su dinero en vez de ahorrarlo. De los 4,000 estudiantes que tomaron la encuesta de Jump$tart sobre finanzas personales en el 2007, el 68.1% recibió malas calificaciones.
(Fuentes: Teenage Research Unlimited 2007 y Jump$tart Coalition 2007 , reportado en www.yacenter.org (http://www.yacenter.org) .

La mayoría de los adolescentes sabe muy poco sobre finanzas. En una encuesta, sólo el 21% de los estudiantes entre los 16 y 22 años de edad, dijo que han tomado un curso de finanzas personal en la escuela. Sólo el 26% de adolescentes entre los 13 y 21 años de edad dijeron que sus padres les enseñaron a administrar el dinero. Y sólo el 7% de los padres dijeron que sus hijos tienen un buen entendimiento sobre asuntos financieros.
(Fuente: Youth and Money Survey , ASEC, 2007 y 2008, reportado en http://www.yacenter.org/).

Dé el primer paso...

Lo importante tras haberse fijado un objetivo es entrar en acción. La señora de Charles Philipia, una abuela de sesenta y tres años, adoptó la decisión de trasladarse a pie desde la ciu­dad de Nueva York hasta Miami en Florida.

Llegó a Miami y allí fue entrevistada por los periodistas. Éstos querían saber si la idea de aquel largo viaje a pie no la había asustado. ¿Cómo había tenido el valor de efec­tuar semejante viaje valiéndose de sus piernas como único medio de transporte?

«No hace falta mucho valor para dar un paso -contestó la señora Philipia-. Y, en realidad, eso fue lo único que hice. Di un paso. Y después di otro. Y otro, y otro, y aquí estoy».

Sí, tiene usted que dar este primer paso. Por mu­cho tiempo que dedique al estudio y a la reflexión, ello no le servirá de nada si no actúa.

Un amigo presentó a uno de los autores de este libro a un hombre de Phoenix, Arizona. La presenta­ción fue un poco rara.

«Te presento al hombre que recibió un millón de dólares en efectivo por una mina de oro y que ahora posee el millón de dólares y es, al mismo tiempo, pro­pietario de la mina».

«¿Cómo consiguió usted semejante cosa?», pregun­tó el autor con considerable admiración.

«Bueno, yo tenía una idea, pero carecía de dinero. Tenía un pico y una pala. Tomé el pico y la pala y me fui a convertir mi idea en realidad -contestó-. Y entonces se me ocurrió una cosa: si buscara una mina de oro y cavara alrededor del filón, en caso de que yo encontrara una mina, una de las 'grandes compañías mineras podría explotarla mientras que yo no dispon­dría del capital necesario. Las maquinarias para las minas cuestan mucho dinero hoy en día, ¿sabe usted? Por consiguiente, busqué y encontré un filón de oro. Todos los indicios permitían suponer que había dado con una mina muy rica. La vendí por dos millones de dólares. Las condiciones eran un millón de dólares en efectivo y una primera hipoteca de otro millón de dó­lares. Mientras se estaban efectuando los trabajos de extracción, el filón se agotó. Les dije a los propietarios de la compañía minera que, si deseaban abandonar la mina, yo me quedaría de nuevo con ella y anularía la hipoteca. Aceptaron. Como ve usted, conseguí un mi­llón de dólares en efectivo por la mina y sigo teniendo el millón de dólares y la mina.»

Napoleón Hill

lunes, agosto 24, 2009

El dinero es sólo una idea

El dinero es sólo una idea. Si usted quiere más dinero, sencillamente cambie su manera de pensar. Todas las personas auto-formadas comenzaron desde abajo con una idea, y luego la convirtieron en algo grande.

Lo mismo es aplicable a las inversiones. Se requieren solamente pocos dólares para comenzar y transformarlo en algo grande. Conozco tanta gente que pasó su vida en la búsqueda de un gran negocio tratando de amasar una fortuna para acceder a un gran negocio para mí eso es tonto.

Tantas veces he visto a inversores poco inteligentes poner el huevo más grande de su nido en un solo negocio, y rápida perderlo casi todo. Pueden haber sido excelentes trabajadores, pero no eran buenos como inversores.

La educación y la sabiduría acerca del dinero son importantes. Comience temprano. Cómprese un libro. Asista a un seminario. Practique. Comience con algo pequeño.

Yo transformé US$ 5.000 en efectivo, en una inversión de un millón de dólares, produciendo un flujo de de US$ 5.000 por mes, en menos de seis años. Pero comencé a aprender desde pequeño. Lo aliento a que aprenda porque no es tan difícil.
En realidad, se hace sencillo cuando se descubre el cómo.

Creo que mi mensaje ha sido claro. Lo que está en su cabeza determina lo que está en sus manos. El dinero es sólo una idea. Hay un gran libro llamado “Piense y hágase rico”. El título no es “¡Trabaje arduamente y hágase rico!”

Aprenda a tener dinero trabajando intensamente para usted, y su vida será más fácil y más feliz. Hoy por hoy, no actúe sobre seguro, actúe inteligentemente.

Robert Kiyosaki

jueves, agosto 20, 2009

La inversión inteligente como antídoto al envejecimiento poblacional

La población americana está envejeciendo a medida que los baby boomers se aproximan a su edad de jubilación. ¿Serán felices cuando cumplan los 60, 70 y 80 años de edad? ¿Serán esos años prósperos, tendrán salud y harán actividades con las que se sientan realizados? Es muy probable que sí, informan dos de los principales oradores de la Cumbre Económica de Wharton 2007: Jeremy Siegel, profesor de Finanzas de Wharton, y Michael Milken, jefe del The Milken Institute, un think tank independiente.

Según Siegel, el mundo en desarrollo puede decidir financiar los años de vejez de los boomers adquiriendo las acciones y los bonos de sus cuentas de jubilación. Milken prevé que la vida de esos octogenarios que se sienten con 60 años será próspera y activa. Pero este futuro no está garantizado. Siegel advierte de que el proteccionismo puede minar la prosperidad de los americanos más viejos, mientras Milken llama la atención sobre el hecho de que los avances médicos pueden ser anulados por estilos de vida nada saludables. Además de eso, la falta de inversión en “capital humano” puede hacer que EEUU se retrase.

Creando una nueva clase media
Siegel, conocido por sus dos best-sellers “Stocks for the long run” [Acciones para el largo plazo] y “The future for investors: why the tried and true triumph over the bold and the new” , dijo que los boomers, que hoy acumulan activos para financiar su jubilación, disfrutan de condiciones de mercado “bastante favorables a las acciones”.

Hoy, la relación entre el precio de las acciones y los beneficios empresariales de los últimos 12 meses es de cerca de 15 a uno, en sintonía con la media de los últimos 130 años. Invirtiéndose el cálculo, dividiendo los beneficios por el precio, se obtiene un rendimiento del 6,75%. Esto explica por qué las acciones son competitivas con los bonos proporcionando rendimientos en torno a un 5%, dijo.

Además de eso, ese precio/beneficio medio de 15 puede estar obsoleto porque los mercados evolucionaron. Las comisiones de los brokers y otros costes de transacción son menores de lo que jamás fueron, y los inversores pueden ahora diversificar los valores que poseen entre acciones emitidas en todo el mundo, señaló, añadiendo que los inversores americanos posiblemente tengan cerca de un 40% de los valores que poseen en emisiones externas. “Todos esos cambios de mercado redujeron los riesgos de los stocks y la volatilidad de precios”, añadió.

“Una menor volatilidad exige precios más elevados para activos arriesgados”, dijo Siegel. Por lo tanto, la relación precio/beneficio adecuada para las acciones es actualmente de cerca de 20. Los precios de las acciones pueden subir, por tanto, cerca de un tercio, alterando la relación P/B de 15 a 20, aún sin que se produzca un aumento de los beneficios corporativos. Pero, el aumento de los retornos de las inversiones hechas no es garantía de prosperidad. Como los americanos están viviendo más y están jubilándose cada vez más pronto, el resultado es un “aumento drástico en la hora de jubilarse”, haciendo los desafíos financieros aún más difíciles. “¿Esa tendencia persistirá?”, se pregunta Siegel.

Con una porción mayor de la población jubilada, será más difícil para los trabajadores americanos que produzcan un volumen suficiente de bienes y servicios. Tampoco los jóvenes tendrán dinero suficiente para adquirir las inversiones acumuladas por los jubilados. Si la demanda fuera demasiado baja, los jubilados no conseguirán convertir sus acciones y otros bonos en una cuantía suficiente de dinero para la financiación de jubilaciones cada vez más largas. “Los certificados de acciones no sirven como alimento”, dijo Siegel. “Si no hubiera gente suficientemente dispuesta a comprar sus activos, estaríamos ante un problema.” Las personas podrían jubilarse más tarde — tal vez debieran esperar hasta los 76 años, dijo. Muchos, sin embargo, no encuentran esa idea atractiva.

Por otro lado, Siegel comentó que “existe la posibilidad de vender las acciones que poseemos a los trabajadores más jóvenes del resto del mundo”. Esto significa proseguir con los avances económicos en los países en desarrollo, creando una clase media lo suficientemente acomodada para invertir en acciones, títulos y otros activos. Esa demanda respaldaría los precios de los activos americanos y suministraría compradores para quienes necesitan convertir inversiones en dinero.

“Las tendencias actuales son prometedoras”, afirmó Siegel que estima que, en 2050, el mundo en desarrollo será responsable de tres cuartos de la producción económica mundial frente al 50% de hoy en día. “A mediados de este siglo, buena parte del capital mundial estará en manos del mundo en desarrollo”, observó al describir las ganancias recientes en países como China y la India, calificándolos como “solamente la punta del iceberg”.

“A medida que más extranjeros se enriquecen lo bastante como para invertir, los americanos podrán darse el lujo de jubilarse cada vez más pronto”, aseguró. La principal amenaza de esa posibilidad es el proteccionismo de Estados Unidos y otros países desarrollados. Ese tipo de actitud podría elevar los costes de los bienes y servicios en los países desarrollados y retardar el crecimiento en el mundo en desarrollo, dejando a los jubilados americanos sin un número suficiente de compradores para sus activos en el momento en que decidieran liquidarlos.

“Si consiguiéramos evitar el proteccionismo, el futuro será brillante”, comentó Siegel, que hoy ve la situación con optimismo. “Pretendo conservar esa misma postura en el futuro — con tal de que mantengamos los mercados de capitales abiertos”.

El amor y el dinero en números

Smart Money, revista especializada en temas financieros, realizó una encuesta entre 1.016 matrimonios con el fin de determinar cómo hoy en día las parejas están lidiando con los temas relacionados con el dinero y las finanzas.

Entre los hallazgos más importantes se encuentran los siguientes:

• Tanto hombres como mujeres señalaron que sus principales metas financieras (en orden de importancia) eran disminuir sus deudas y ahorrar para su etapa de retiro.

• 85% de ambos sexos indicaron que no amarían más a sus parejas aunque estos ganaran más dinero. (Interesante dato).

• Más del 70% de las parejas comentaron que hablaban acerca de temas de dinero con sus parejas al menos una vez por semana. Sin embargo, más del 40% reconocieron que mentían a sus respectivas parejas en cuanto al verdadero precio que habían pagado por algún artículo previamente comprado.

• 37% de las parejas admitieron que la mayoría de las discusiones por dinero eran generadas por deudas, seguidas de gastos realizados por la otra persona, y por último por sus propios gastos.

• Aunque un porcentaje similar tanto de hombres como de mujeres, con un margen superior de este último grupo, reconocieron ser gastadores, un 45% de las mujeres se catalogaban como preocupadas por los temas de dinero en el hogar, mientras que sólo un 27% de los hombres reconocía pertenecer a ese grupo.

• Existe un 30% más de probabilidades de que los hombres paguen sus cuentas de tarjetas de crédito cada mes que el grupo de las mujeres.

• Los hombres, en su mayoría, reconocieron buscar asesoría financiera en revistas, periódicos e Internet, mientras que las mujeres hacen lo propio entre amigos y familiares.

• 62% de los hombres señalaron que, en cuanto a inversiones se refería, eran más arriesgados que sus parejas, mientras que sólo 19% de las mujeres reconocieron lo mismo.

miércoles, agosto 19, 2009

Cómo perder el miedo a invertir

Cuando se hace referencia a las inversiones, quienes no se dedican a estas cuestiones pero han decidido informarse para comenzar a generar nuevos ingresos, asocian ese concepto a una idea mucho más complicada acerca de cómo utilizar ese dinero que sólo lo conservamos sin ningún tipo de valor agregado. Por esa razón, decidirse a invertir es el primer paso para no temerle a una palabra asociada a conceptos como finanzas, especulaciones, dinero, entre otros.

Existen varias alternativas para utilizar nuestro dinero sin temor a equivocarnos en situaciones de riesgo. Por eso mismo es muy importante recordar que no es necesario ser un experto en finanzas para lograr buenos resultados.

En primer lugar es importante recordar que nuestro dinero, guardado en una caja fuerte en nuestra casa, no obtiene ningún tipo de beneficio, pues peor aún, pierde cada vez más valor al no ser utilizado. Por eso mismo, invertirlo en las siguientes opciones será lo más aconsejable.

Vale aclarar que la crisis financiera internacional han modificado el panorama en las economías y en los instrumentos financieros mundiales y nacionales, pero no por ello las siguientes alternativas de inversión dejan de ser válidas.

El plazo fijo constituye una alternativa de inversión relativamente sencilla, y es hoy la inversión más utilizada en el mundo. Se trata simplemente de congelar una suma de dinero –que puede ser un monto menor o mayor- y luego de varios meses o un año, obtener una ganancia a través de un interés fijo. Cuánto más tiempo congelemos el dinero, mayor será la renta.

Otra opción son los Fondos Comunes de Inversión. Pero, ¿qué es un Fondo? Básicamente son herramientas financieras en donde un grupo de personas aportan dinero para que sea invertido y administrado por profesionales. La diferencia con el plazo fijo es que al haber más individuos en el mismo fondo, el monto es mayor y la ganancia, también, pues el Plazo Fijo es una inversión personal y aquí, grupal.

Con sólo informarnos en el banco más cercano lograremos obtener el asesoramiento básico para aprender a invertir. El riesgo a perder el capital es prácticamente mínimo, pero a cambio deberemos congelar el dinero sin utilizarlo durante el mayor tiempo posible.

Lo más atractivo de estas inversiones es que no debemos estar permanentemente informados y al tanto de las inversiones, pues son manejadas por profesionales. Muy distinto es la inversión en acciones, algo más compleja, difícil y que requiere de cierto conocimiento sobre el tema.

Si uno está dispuesto a invertir tiempo y se esfuerza por encontrar caminos creativos, el potencial de esta última alternativa es muy grande, sobre todo en la actualidad, donde hay tantos instrumentos financieros diferentes para los distintos estilos depersonalidad, las diferentes metas y la gran variedad de capitales posibles con los que iniciar esos caminos

Los siete mandamientos para tus finanzas personales

1. El dinero es el medio para llegar a un fin. No es un fin en sí mismo. Antes de obtener o invertir dinero primero tenemos que definir para qué queremos el dinero. Si no tenemos unos objetivos claros puede ser que fallemos en las estrategias para llegar.

2. No descuidar el Ahora. Con frecuencia vemos las finanzas solo en función del futuro, de ahorrar para nuestra futura casa, la jubilación o la universidad de los niños.Pero el Ahora es tan importante como el futuro porque es en el día a día que vamos construyendo. Lo básico: vivir con menos de lo que ganamos cada mes, ahorrar, tener seguro de vida si tenemos hijos y gastar en las cosas que realmente nos importan. Si nos ocupamos bien del hoy, nuestro mañana está asegurado.

3. Tener un plan. Si queremos dirigir nuestra vida financiera, tenemos que tener un plan, una carta de navegación con objetivos claros. Solo así podemos aplicar las estrategias para cumplir esas metas.

4.Tenemos que pensar mejor lo que realmente deseamos. Con frecuencia imaginamos cómo nos cambiaría la vida si compramos la casa de nuestros sueños o logramos ese anhelado ascenso en el trabajo. Pero es frecuente que logremos esas cosas y resulta que la verdadera felicidad nos elude. La solución es definir lo que realmente es importante en nuestra vida y darle al dinero su lugar correcto.

5. Nuestras vidas financieras son más amplias de lo que creemos. Manejar nuestro dinero no es solo tener una cuenta de inversión en acciones. También está el manejo de nuestras deudas, la casa, nuestros hijos, nuestra capacidad de generar dinero y mucho más. Para manejar bien nuestras finanzas tenemos que tener en cuenta el todo y las partes para que podamos hacer elecciones sabias, descubrir las oportunidades y descubrir lo que nos falta.

6. Tenemos que centrarnos en las cosas que podemos controlar. No vamos a poder controlar la tasa de inflación, ni el desempleo, ni el crecimiento económico o lo que pase con el precio de las acciones. En cambio, podremos controlar nuestros gastos, nuestra capacidad de ahorro y nuestro nivel de endeudamiento. Esto último debe ser el centro de todos nuestros esfuerzos.

7. La simplicidad es una gran virtud en finanzas. Según el multimillonario Warren Buffett, él solo invierte en negocios que entiende. Eso es sabio para el resto denosotros. Es preferible evitar inversiones que aunque prometen mucho, son confusas y nos cuesta entenderlas.

Jaime Mejia (Extractado de "21 Simple Truths that help Real People Make Real Money" ("21 verdades simples que ayudan a que la gente común logre acumular dinero real", Jonathan Clements)

jueves, agosto 13, 2009

Debilidades que es preciso dominar para poder acumular riquezas

1. No reconocer y no definir claramente lo que uno quiere

2. Dilación, con o sin causa (usualmente apoyada con un formidable despliegue de excusas)

3. Falta de interés para adquirir conocimientos especializados

4. Indecisión, el hábito de “dejar pasar las cosas” en todas las ocasiones, en lugar de enfrentarse a ellas decididamente (también apoyándose en una serie de excusas)

5. Hábito de “descansar” sobre excusas en lugar de crear planes definidos para la solución de problemas

6. Sentirse satisfecho. Para esta “enfermedad”, poco remedio hay, y ninguna esperanza para los que la sufren

7. Indiferencia, que usualmente se refleja en la disposición de ánimo de uno e impide que se haga frente a toda oposición luchando contra ella

8. Hábito de culpar a los demás por nuestras propias faltas aceptando las circunstancias desfavorables como inevitables

9. Debilidad de deseo, debido a la negligencia en la elección de motivos que impulsen a la acción

10. Voluntad e incluso ansia por abandonar la lucha a la primera señal de derrota (basándose en uno de los seis temores básicos)

11. Falta de planes organizados por escrito para que así puedan ser analizados

12. Hábito de negligencia para moverse, impulsado por las ideas o de no aprovechar la oportunidad cuando ésta se presenta

13. Hábito de establecer compromisos con la pobreza, en lugar de aspirar a la riqueza, ausencia general de ambición de “ser”, “hacer” y “poseer”

14. Búsqueda de todo posible atajo que conduzca a la riqueza sin estar dispuesto a dar un justo equivalente (hábito que con frecuencia se refleja en el juego, tratando de hacer dinero fácilmente)

15. Temor a las críticas, fracaso en la creación de planes y en llevarlos a la práctica a causa de lo que otras personas puedan pensar o hacer o decir

Descubren que los movimientos de las bolsas siguen leyes naturales

Reproducen patrones de comportamiento que se encuentran en los terremotos y meteoritos
Un estudio interdisciplinar realizado durante cuatro años sobre los mercados bursátiles del mundo descubrió que los comportamientos de los agentes y los valores siguen la dinámica de las así llamadas leyes potenciales, utilizadas para medir entre otras cosas la intensidad de los terremotos o el tamaño de los meteoritos. Aunque es preciso ahondar aún más en el descubrimiento, la investigación puede aportar rigor a las inversiones bursátiles, disminuir los riesgos de los depósitos y engrasar el sistema financiero de las empresas.


La bolsa se comporta como lo hace la naturaleza y sus reacciones responden a un modelo matemático similar al que se utiliza para estimar la intensidad de un terremoto o el tamaño de un meteorito, según los resultados de un estudio realizado durante cuatro años sobre los mercados bursátiles del mundo por economistas del Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT) y físicos de la Universidad de Boston.

El estudio analizó casi 100 millones de transacciones de los mercados bursátiles y aplicó para la investigación la distribución estadística de Pareto o ley potencial, que mide las relaciones matemáticas que existen entre los acontecimientos.

Las leyes potenciales son ampliamente utilizadas para medir fenómenos tan dispares como la distribución del número de veces que aparecen distintas palabras en un libro, la intensidad de los terremotos, el tamaño de los meteoritos, la intensidad barométrica en la atmósfera, la dimensión de las ciudades o el caudal de los ríos, fenómenos todos ellos que en teoría siguen leyes potenciales.

El estudio, realizado por el econimista del MIT Javier Gabaix y los físicos Eugene Stanley, Parameswaran Gopikrishnan y Vasiliki Plerou y publicado en Nature, descubrió que el mundo artificial de los mercados financieros sigue un modelo similar al mundo natural de los terremotos o el lenguaje.

Leyes sólidas
Para los autores, aunque habrá que profundizar más todavía en este descubrimiento, el comportamiento bursátil sigue determinadas leyes que son sólidas y pueden permitir a los analistas predecir una crisis de los mercados, aunque no necesariamente prevenirla.

Lo que realmente han descubierto es que los mecanismos que regulan la actividad de las bolsas, como reservar acciones, el volumen diario de valores negociados y el precio de las acciones, siguen la dinámica de las mismas leyes potenciales que encontramos y hemos constatado en los fenómenos naturales.

Ello permite establecer patrones de comportamiento que ayudan a conocer mejor el funcionamiento de los mercados y a evaluar los riesgos y oportunidad de las inversiones, lo que resulta una garantía adicional para el capital depositado en el mercado de valores.

Rigor bursátil
Uno de los factores que desempeña un papel capital en el comportamiento de la bolsa es la presión del tiempo, ya que influye considerablemente en la evolución de los precios de las acciones y en el volumen de las transacciones.

La gran importancia de este trabajo radica, por un lado, en la profundización que realiza en el conocimiento de los comportamientos humanos, y de otro lado, en el esfuerzo interdisciplinar que representa.

Ha sido la combinación de los conocimientos físicos con la lógica económica la que en este caso ha alumbrado un resultado prometedor para introducir rigor en las inversiones bursátiles, disminuir los riesgos de los depósitos y engrasar el sistema financiero de las empresas que generan riqueza.



Eduardo Martínez (Fuente: http://www.tendencias21.net/)

Cuatro leyes de la riqueza



Aquí ofrezco las Cuatro Leyes de la Riqueza enunciadas por Phil Laut, en su obra 'El Dinero es mi Amigo'


La Ley de Ganar enuncia que toda la riqueza humana es creada por la mente.
La aplicación de esta Ley involucra la creación placentera de un ingreso suficiente.

La Ley de Gastar se basa en que el valor del dinero es determinado por el comprador y el vendedor en cada operación.
La aplicación de esta Ley implica disfrutar de las cosas que se compran con dinero.

La Ley de Ahorrar considera la acumulación de un sobrante de tu ingreso.
Su aplicación conlleva a ahorrar un porcentaje de tus ingresos. El proceso da una sensación de abundancia, que necesariamente se reflejará en tus ingresos futuros.

La Ley de Invertir plantea gastar el capital con el propósito de aumentar tus ingresos.
Esta Ley es una combinación de las leyes anteriores, ya que en su aplicación participan los tres factores: ganar, gastar y ahorrar.

miércoles, agosto 12, 2009

El dinero no trae la felicidad...

¿CUAN PROSPEROS ERAN ELLOS?
En 1923, nueve de los más prósperos financistas se reunieron en el Hotel Edgewater de Chicago. Financieramente, ellos -en forma literal- "sostenían al mundo por la cola". Cualquier cosa que el dinero pudiera comprar estaba en sus manos -ellos eran ricos - ¡ricos!. Lea sus nombres y la alta posición que tenían.

Charles Schwab, presidente de la compañía más grande de acero.

Samuel Insull, presidente de la compañía eléctrica más grande.

Howard Hopson, presidente de la compañía de gas más grande.

Arthur Cutten, el especulador más grande de trigo.

Richard Whitney, presidente de la asociación de corredores de bolsa.

Albert Fall, secretario del Interior en el gabinete del presidente Harding.

Jesse Livermore, el 'oso' más grande de Wall Street.

Ivar Kreuger, la cabeza del monopolio más grande del mundo.

León Fraser, presidente del Banco de Establecimiento Internacional (International Settlements).
Un grupo tremendamente impresionante -¿Cierto? Desearía usted cambiar posiciones con uno de ellos?

Antes de que decida, veamos el cuadro veintinco años después -en 1948:


Charles Schwab fue forzado a la bancarrota y vivió los últimos cinco años antes de su muerte, con dinero prestado.

Samuel Insull no solamente murió en el extranjero, fugitivo de la justicia, sino que murió sin un centavo.

Howard Hopson era loco.

Arthur Cutten se volvió insolvente y murió en el extranjero.

Richard Whitney había sido liberado de la prisión de Sing Sing.

Albert Fall había sido perdonado de la prisión para poder morir en la casa -pobre.

Jesse Livermore se suicidó.

Ivar Kreuger tomó su propia vida.

León Fraser también se suicidó.

Ahora, ¿todavía está usted impresonado con este grupo? Una cantidad vasta de talento y potencial se perdió con estos hombres. ¿Qué pasó?

¡Sus vidas estaban fuera de balance!

Napoleón Hill

Cómo determinar si uno es rico


Sean cuales fueren su edad y sus ingresos, ¿cuánto dinero cree usted que debería tener en este momento? Luego de años de encuestar a personas muy variadas, con patrimonio-ingreso alto, desarrollamos algunas ecuaciones de riqueza de variables múltiples. No obstante, hay una regla empírica más que adecuada para evaluar su patrimonio neto probable.

Multiplique su edad por el ingreso anual imponible de su unidad familiar antes de deducir sus impuestos de cualquier origen menos herencias. Divida por diez. El resultado, deducido cualquier patrimonio heredado, debería constituir su patrimonio neto.

Por ejemplo, si Anthony O. Duncan tiene cuarenta y un años, gana $143.000 al año y tiene inversiones que le reportan otros $12.000, multiplicaría $155.000 por cuarenta y uno. Eso equivale a $ 6.355.000. Dividiendo por diez, su patrimonio debería ser de $ 635.500.. Si Lucy R Frankel tiene sesenta y :un años y un ingreso anual total imponible de $ 235.000, su patrimonio neto sería $ 1.433.500.

Dados su ingreso y su edad, ¿cómo se ubica su patrimonio neto? ¿Dónde queda usted en el continuum de riqueza? Si está en lo alto del cuartil por acumulación de riqueza, usted es un PAR, o Prodigioso Acumulador de Riqueza. Si queda en el cuartil inferior, es un SAR o Sub Acumulador de Riqueza. ¿Es usted un PAR, un SAR, o un MAR (Mediano Acumulador de Riqueza)?

Hemos desarrollado otra regla simple. Para estar bien posicionado en la categoría PAR, usted debe tener un nivel de riqueza probable dos veces superior. En otras palabras, el patrimonio neto/riqueza del Sr. Duncan debería ser aproximadamente dos veces o más el valor probable para su grupo de ingreso/edad, o sea 5 635.500 multiplicado por dos, que da $1.271.000. Si el patrimonio neto de Duncan es de aproximadamente $ 1,27 millón o más, se trata de un prodigioso acumulador de riqueza. En cambio, ¿qué pasa si su nivel de riqueza es la mitad o menos del esperado para todos los que están en su categoría de ingreso/riqueza? Duncan sería clasificado como SAR si su nivel de riqueza fuera $ 317.750 o menos (o sea la mitad de $ 635.500).

PAR VERSUS SAR
Los PAR son creadores de riqueza —vale decir que, compara dos con otros de su segmento de ingreso/edad, constituyen la mejor red creadora de patrimonio. Los PAR tienen normalmente un mínimo cuatro veces mayor de riqueza acumulada que los SAR. Contrastar las características de PAR y SAR es una de las partes más reveladoras de la investigación que hemos realizado en los últimos veinte años.

Dos casos constituyen un buen ejemplo de la diferencia entre ellos. El Sr. Miller “Bubba’ Richards, de cincuenta años, es propietario de un negocio de casas rodantes. El ingreso total de su unidad familiar del año pasado fue de $ 90.200. Se supone que el patrimonio neto de Richards, comparado según la ecuación de riqueza, será de $ 451.000. Pero “Bubba” es un PAR. Su patrimonio neto real es $1,1 millón.

Su contraparte es James H. Ford II. Ford, de cincuenta y un años, es abogado, Su ingreso en el año pasado fue de $ 92.330, ligeramente superior al de Richards. ¿Cuál es el patrimonio neto real de Ford? ¿Cuál es su nivel probable de riqueza? El patrimonio neto real de Ford es de $ 226.511, mientras que su nivel esperado de riqueza (nuevamente calculado a partir de la ecuación de riqueza) es de $ 470.883. De acuerdo con nuestra definición, Ford es un subacumulador de riqueza. Ford pasó siete años en la universidad. ¿Cómo es posible que tenga menos riqueza que un comerciante de viviendas transportables? De hecho, Richards tiene un patrimonio neto casi cinco veces superior al de Ford. Y recuerde que los dos están en el mismo segmento de ingreso/edad. Para tratar de responder a la pregunta anterior, hágase dos preguntas más simples:

• ¿Cuánto dinero se necesita para mantener el estilo de vida de clase media alta de un abogado y su familia?

• ¿Cuánto dinero se necesita para mantener el estilo de vida de clase media o incluso de clase trabajadora de un comerciante de casas rodantes y su familia?


Es evidente que Ford, el abogado, debe gastar una proporción considerablemente mayor del ingreso de su unidad familiar si quiere mantener y exhibir el estilo de vida de clase media más alta de su familia. ¿Qué clase de vehículo es coherente con el status de un abogado? Importado de lujo, sin duda. ¿Quién necesita usar todos los días un traje diferente y de alta calidad para ir al trabajo? ¿Quién debe pertenecer a uno o más country clubs? ¿Quién necesita un juego de plata y bandejas para servir de Tiffany?

Ford, el SAR, tiene mayor propensión a gastar que los miembros del PAR. Los SAR tienden a vivir por encima de sus medios; hacen hincapié en el consumo. Y tienden a quitar énfasis a muchos de los factores clave implícitos en la creación de riqueza.

UN FUNDAMENTO PARA CREAR RIQUEZA
Actualmente, sabemos mucho más sobre el estilo de vida de los opulentos. Cuando ahora entrevistamos a millonarios, les ofrecemos una mesa mucho más coherente con su forma de vida. Les damos café, bebidas sin alcohol, cerveza, whisky (durante las reuniones nocturnas) y sándwiches. Por supuesto, también les pagamos entre $ 100 y $ 250 cada vez. Ocasionalmente les damos incentivos adicionales. Muchos encuestados han elegido un oso enorme y caro como remuneración no monetaria; nos dicen que tienen un nieto que estaría encantado de recibir un oso grande.

Es una lástima que haya gente que juzgue a otros por su elección de comidas, bebidas, trajes, relojes, vehículos y demás. Para ellos, las personas superiores tienen gustos exquisitos en bienes de consumo. Pero es mucho más fácil comprar productos que denotan superioridad que ser realmente superior respecto del éxito económico. Destinar tiempo y dinero a tratar de parecer superior tiene en general un final previsible: un logro económico inferior.

¿Cuáles son las tres palabras que conforman el perfil de los opulentos?
FRUGALIDAD, FRUGALIDAD, FRUGALIDAD

El diccionario define “frugal” como “comportamiento que se caracteriza por la economía en el uso de los recursos”. Lo opuesto a la frugalidad es el despilfarro. Decimos que es despilfarrador un estilo de vida caracterizado por un gasto pródigo y un hiperconsumo.

Ser frugal es la piedra angular de la creación de riqueza. Sin embargo, muchísimas veces los grandes gastadores son promocionados y publicitados por la prensa popular. Constantemente nos bombardea la publicidad inflada de los medios sobre los presuntos atletas millonarios, por ejemplo. Sí, algunos miembros de esa pequeña población son millonarios. Pero si un jugador de pelota muy hábil gana $ 5 millones al año, tener un patrimonio neto de $1 millón no es significativo. Según nuestra ecuación de riqueza, un ganador de $ 5 millones que tiene treinta años deberla tener $ 15 millones o más. ¿Cuántos jugadores muy bien pagos tienen un nivel de riqueza dentro de ese margen? Creemos que sólo una fracción mínima. ¿Por qué? Porque la mayoría llevan un estilo de vida pródigo, y pueden mantener dicho estilo de vida mientras tengan un ingreso muy alto. Técnicamente, podrán ser millonarios (tener un patrimonio neto mínimo de $1 millón o más), pero en general se encuentran abajo en la escala de los prodigiosos acumuladores de riqueza (PAR).

¿Cuántas unidades familiares de los Estados Unidos perciben $ 5 millones en un año? Menos de cinco mil de las casi 100 millones que existen. Vale decir, alrededor de una cada veinte mil. La mayoría de los millonarios nunca ganan un décimo de $ 5 millones en un año. La mayoría nunca se hacen millonarios hasta no tener cincuenta años o más. La mayoría son frugales. Y pocos son los que han llevado un estilo de vida de alto consumo y se han hecho millonarios al mismo tiempo.

Pero el estilo de vida pródigo vende espacio en TV y en los diarios. Muchísimas veces se adoctrina a los jóvenes en la creencia de que “los que tienen dinero gastan con prodigalidad” y que “si no hacen ostentación, no tienen”. ¿Se imagina usted a los medios publicitando el estilo de vida frugal del millonario norteamericano típico? ¿Cuáles serían las consecuencias? Bajos ratings de TV y falta de lectores, porque la mayoría de los que generan riqueza en los Estados Unidos trabajan mucho, son ahorrativos y no son para nada fascinantes. La riqueza rara vez se gana en la lotería, a toda carrera o a la manera de un programa de preguntas y respuestas. Pero esos son los premios gordos que la prensa difunde con sensacionalismo.

Muchos norteamericanos, especialmente los que están en la categoría de los subacumuladores de riqueza, saben cómo manejar los aumentos de sus ingresos. ¡Los gastan! Su necesidad de gratificación inmediata es grande. Para ellos, la vida es como un programa de preguntas y respuestas. Los ganadores reciben efectivo inmediato y regalos suntuarios. Los espectadores de estos programas de preguntas y respuestas se identifican mucho con los concursantes. Mire los altos ratings que tienen esos programas. A la gente le gusta ver a su otro yo ganando autos, barcos, artefactos eléctricos y dinero.

¿Por qué los programas de preguntas y respuestas no ofrecen como premios becas de enseñanza?

Porque la mayoría de las personas quiere una gratificación inmediata, No quieren cambiar un premio de una camioneta por ocho años en una universidad nocturna, aunque un titulo universitario pueda traducirse en un valor equivalente a más de una docena de camionetas.

(De 'El Millonario de al Lado', Thomas J. Stanley, William D. Danko)

Aspectos claves al brindar una educación financiera a niños y niñas

Importancia de brindar una Educación Financiera
La Comisión Internacional sobre la Educación para el Siglo XXI, plantea que la educación debe estructurarse en torno a Cuatro Pilares del Conocimiento: Aprender a Conocer, Aprender a Hacer, Aprender a Vivir Juntos y Aprender a Ser.

La autora de este artículo plantea un quinto Pilar, fundamental en la educación hoy en día: Aprender a Tener, entendido como el aprendizaje que facilita que las decisiones y los comportamientos asumidos por una persona en relación con los recursos que posee, generen bienestar e incrementen no sólo su calidad de vida, sino la calidad de vida de las personas que la rodean. Aprender a Tener dinero, implica tomar decisiones y elegir comportamientos económicos que generen bienestar personal y social.

Los seres humanos hemos recibido una serie de recursos desde que nacemos hasta que morimos: recursos personales (físicos, mentales, emocionales, espirituales, etc.), recursos naturales, sociales, institucionales, materiales, etc. Dentro de los recursos materiales está el dinero.

Llama la atención que muchas personas que tienen recursos, por desconocimiento, por descuido o deliberadamente, no los aprovechan, no los valoran e incluso sus acciones provocan su deterioro, destrucción y extinción. Por ej.: podemos preguntarnos por el número de especies ya extintas o en vía de extinción, por causa de las acciones del hombre que no Sabe Tener. Si las personas no Aprendemos a Tener, difícilmente podremos dejar a las generaciones futuras un mundo mejor que el que recibimos.

El dinero, como recurso, es un instrumento que permite al ser humano satisfacer sus necesidades, al ser cambiado en el presente o en el futuro, por algo que requiere o desea, sea un bien (alimentos, juguetes, herramientas, máquinas, vivienda, etc.) o un servicio (educación, salud, transporte, etc.). Como dicen Cloé y Claudio Madanes: “…con dinero podemos comprar tiempo para disfrutar de la belleza, el arte, la compañía de amigos, aventuras... Podemos ayudar a los que amamos y garantizar a nuestros hijos mejores oportunidades... Es un instrumento de justicia con el que podemos reparar el daño que causamos a los demás… También, por dinero, las personas pueden tener problemas: Preocupaciones financieras, sufrimiento, peleas con los seres queridos… El dinero penetra todos los aspectos de la vida humana y hoy es la energía que mueve al mundo” .

Se le ha dado al dinero tal importancia, que muchas personas sacrifican principios y valores para obtenerlo (roban, matan), o lo acumulan sin un propósito de intercambio (tener por tener), o lo utilizan como un medio para expresar poder (el poder de corromper). Problemas de nuestro país como corrupción, pobreza, narcotráfico, violencia, entre otros, se relacionan con individuos que, al no Aprender a Tener, colocan el dinero en un pedestal, lo buscan como un fin más que como un medio y le dan tal valor que terminan siendo controlados por el dinero en lugar de controlarlo ellos.

Aunque el dinero ocupa un lugar importante en el mundo actual, sorprende que a nivel educativo no se dediquen ni el tiempo ni el espacio, para enseñar a los niños y niñas a Aprender a Tener. En la medida en que las entidades educativas y las familias, asuman la formación financiera de manera intencional e integral, orientando a los(as) pequeños(as) para que desarrollen actitudes, valores, conocimientos, y comportamientos financieros prósperos, en esa medida, comenzaremos a sembrar el cambio que permita el día de mañana, contar con adultos financieramente independientes, los cuales administren los recursos propios y ajenos con sabiduría y responsabilidad y quienes le den más importancia a la prosperidad que a la riqueza.

¿Qué aspectos incluir al brindar una educación financiera a los niños y niñas?
Ya se han mencionado algunos aspectos que son importantes de abordar en una educación financiera, entre ellos, las actitudes, los valores y los comportamientos económicos. Además de los anteriores es básico trabajar procesos cognitivos, y un conjunto de conocimientos económicos que les permitan a los niños y niñas comprender conceptos financieros claves.

Actitudes: Las actitudes se aprenden, se forman y pueden modificarse. Se abordan con vivencias afectivas más que mediante métodos racionales basados en el conocimiento. Es importante fomentar actitudes positivas hacia la riqueza y lo financiero y trabajar sobre las actitudes que evitan la prosperidad económica de las personas.

Aprender a Tener implica además de adquirir conocimientos financieros, vivir valores que permitan manejar las finanzas con sabiduría.

Comportamientos Económicos: Este punto es básico, pues implica lo que los niños y niñas hacen con el dinero, para obtenerlo y para administrarlo. Es importante enseñarles desde la niñez, cómo los adultos ganan el dinero y cómo los niños y niñas lo obtienen (con trabajo, mesadas, regalos). También requieren aprender cómo administrar el dinero obtenido, invirtiéndolo, ahorrándolo, gastándolo de manera inteligente y compartiéndolo.

Brindar una educación financiera a las personas, desde que nacen, es un proceso gradual que puede generar altos dividendos en el crecimiento económico, en el desarrollo humano y en el bienestar de una familia, de una sociedad y de las naciones. Está en manos de las familias y de las instituciones educativas iniciar este proceso.

María Inés Sarmiento Díaz (Psicóloga y Autora del libro: "Cómo facilitar el Despertar Financiero en los niños y niñas", Bogotá: Editorial El Manual Moderno, 2005).

Cómo se alcanza la pobreza... en Estados Unidos


Al llegar a los sesenta y Cinco años de edad, el 93 por ciento de la población está muerta o en total quiebra y requiere de la piadosa ayuda financiera de familiares y amigos, o de la seguridad social, para cubrir sus necesidades básicas.

En Estados Unidos, la primera potencia económica del mundo en lo que se refiere a las oportunidades y luego de cuarenta a cincuenta años de trabajo arduo, el 93 por ciento de la gente alcanza la... ¡POBREZA!

Esto lo afirma un estudio del año 1980 realizado por el Departamento de Estadísticas Laborales y Cuadros de Mortalidad de dicho país, en referencia a lo sucedido a las personas entre los veinticinco y los sesenta y cinco años de edad.

No sé a ustedes, pero a mí me contaron una historia totalmente diferente. Me inculcaron de muchas maneras distintas que la clave para tener éxito consistía en tener una buena educación y en iniciar un pequeño negocio, o en trabajar para una buena empresa, ser un trabajador leal y escalar posiciones en la jerarquía corporativa. Al final del camino, recibiría una pensión o tendría ahorros suficientes como para vivir un retiro confortable. Obviamente esa historia no es real; si no, ¿por qué existe tanta gente que a duras penas sobrevive durante esa etapa?

Y como si apellas sobrevivir no fuera suficientemente malo, tenga en cuenta estos datos:

1. Son menos los hombres que tienen un capital de 100 dólares a los 68 años, luego de años de trabajo, que a los 18 años. (Denby’s Economic Tables, 1990).

2. Ochenta y cinco de cada cien personas no tienen 250 dólares en electivo cuando se jubilan (Administración de la Seguridad Social, 1990).

3. Más de un tercio de todos los ciudadanos mayores viven por debajo de la línea de pobreza que establece el gobierno nacional (Censo EE.UU, 1990).

4. Dos millones doscientos cincuenta mil ciudadanos mayores pierden el derecho a su seguridad social porque deben continuar trabajando (Administración de la Seguridad Social, 1990).

¿Es verdad? Sí, y las fuentes son, lamentablemente, muy respetables. Los resultados están a la vista. Usted tiene un 93 por ciento de probabilidad de acabar muerto o en quiebra si hace lo que a mí, y probablemente a usted, nos enseñaron. En una época pensaba que era un gran engaño perpetrado por las grandes empresas para mantener a las personas en el nivel de empleados y así cubrir las necesidades de personal para la oficina y la línea de montaje.

La buena noticia es que, ahora que conoce los resultados, no tiene por qué convertirse en víctima. Puede cambiar su vida y el resultado de la misma cambiando lo que usted sabe’.
Lamentablemente, muchas personas pasan por la vida sin cuestionarse lo que creen saber. Desde el momento en que nacemos, nuestra mente, c funciona de manera muy parecida a una computadora, está programada para creer ciertas cosas. A medida que crecemos, formulamos nuestras creencias y acciones en función de lo que sabemos. Al igual que una computadora, nuestra mente sólo puede devolver la información que recibió originalmente. ¡Y si la información recibida es errónea, el resultado será desastroso!

¡Pero el éxito militar no es éxito financiero auténtico y duradero! Estos dos tipos distintos de éxito se rigen por principios diametralmente diferentes, principalmente porque uno se basa en la agresión... y el otro en la atracción; ¡es decir, son opuestos!

Robert Kiyosaki

Actitud ante la riqueza y la felicidad


Me pareció muy bueno este fragmento de 'Crea tu Realidad', del famoso escritor Jim Rohm...
Lo posteo para la reflexión...


Yo solía decir: «Odio pagar los impuestos. »

Y Mr. Shoaff me dijo: «Si lo deseas, puedes vivir odiándolos Es una de las actitudes que puedes adoptar.»

Me quedé un poco perplejo. Yo creía que ésa era la única actitud lógica. Y me preguntaba qué es lo que había querido dar a entender...

Yo solía decir: «Odio pagar facturas.»

Y Mr. Soaff me dijo: «Bueno, puedes vivir odiándolas, silo deseas. »

Y yo creía que ésa era la única manera de vivir.

Yo solía decir: «Detesto desprenderme de mi dinero.»

Y Mr. Soaff me dijo: «Esa es una de las actitudes que puedes adoptar al respecto. »

Por fin le pregunté: «Es que hay alguna otra manera de enfocar esos temas?»

Y Mr. Shoaff me respondió: «Creo que es mejor que te lo plantees así: Me gusta pagar los impuestos porque sé que de esa forma contribuyo a cuidar y a alimentar la gallina de los huevos de oro. ¿Qué te parece si te dijeras: deseo pagar mis facturas para reducir mis deudas y aumentar el valor de mi activo? ¿ Qué tal si si lo enfocases así: me apasiona desprenderme de mi dinero y ponerlo en circulación, a fin de que sirva para dinamizar la economía del país? ¿ No sería mejor aprender a ‘gustar’, “desear”, “apasionarse por esos temas, en lugar de “odiarlos”?

¡Qué forma tan increíble de enfocar la vida! Y aunque me costó bastante aprender a decir con toda sinceridad «me gusta, deseo hacerlo», mi vida cambió enormemente al pasar de una actitud de «odio» a una actitud de «amor» por esos conceptos.

Mr. Shoaff me mostró incluso la manera de pagar las letras del automóvil con entusiasmo. Me dijo: «La próxima vez, al pagar una letra del coche, adjunta con el talón una pequeña nota diciendo: les envío este talón con todo mi entusiasmo y agradecimiento». Y con una sonrisa amplia continuó: «No puedes imaginarte la conmoción que causarás en la entidad financiera. No están acostumbrados a recibir notas de esa clase. Pero lo más importante es el efecto que causará en ti. Sentirás que controlas la vida y que posees un concepto filosófico que proporciona alegría en vez de frustración

¿Independencia financiera? Usted también la puede conseguir. ¿Por qué no empezar desde hoy? Joven o viejo, nunca es demasiado tarde para encarrilarse por el buen camino.

Jim Rohm

Acerca del ahorro

“Con relación a la práctica del ahorro, hay dos clases de
individuos: Los que saben su significado y lo llevan a cabo;
y los que a pesar de saberlo, no logran llevarlo a cabo jamás.”

J. MELI


Cuando a uno le hablan de ahorrar, inmediatamente
piensa en las deudas que tiene, y parece absurdo pretender
hacerlo si puede destinar esos fondos a saldar dichas
deudas. Pero de todos modos, nos decimos: “si a fines de
mes, luego de pagar rigurosamente todas las cuentas, los
gastos del mes para la casa, y si no hay ninguna
emergencia, sólo entonces, si sobra algo, lo destinaré a
ahorro”. En mi experiencia, este método jamás ha
funcionado porque siempre surgirán situaciones atractivas u “obligatorias” para gastarlo todo, y el resultado a fines de mes es ¡incluso negativo!

Es muy común actuar de esa manera. El gran problema
es que así se puede pasar la vida entera esperando
terminar de pagar las deudas, ya que siempre aparecerán
nuevas, mientras estemos vivos. Como dice la autora Carol
Keeffe
, “ni siquiera después de muertos terminaremos de
generar deudas
”.

Durante muchos años quizás habremos intentado
diferentes métodos y sistemas con el objetivo de controlar
los gastos, para lograr un excedente destinado al ahorro.
Incluso no sería raro que hubiéramos intentado llevar las
cuentas con el computador, para sólo conseguir saber al
final de mes, con una exactitud impresionante, cómo se
había gastado hasta el último centavo, pero nunca
logramos que ese sistema nos ayudara a generar un saldo
para ahorro.

Un sistema que da resultado en la práctica consiste en
apartar la cantidad que se desea ahorrar al comienzo del
mes, ya que de esta forma enfrentaremos la debilidad de
nuestra naturaleza humana, que intentará traicionar el
objetivo propuesto, traspasando a consumo los excedentes
destinados a ahorro. Uno está programado mentalmente
para pagar en primer lugar las deudas, al momento de
recibir el sueldo de fin de mes, ya que el “sistema” no le
dará tregua, conminándolo a mantener al día los pagos de los compromisos adquiridos, o de otra manera, será
expulsado fuera de él
. Este temor hace que cuando
recibimos el sueldo, uno termine pagándoles a todos,
menos a uno mismo, que es quien trabajó para ganar aquel
dinero. Recuerde que es legítimo que una parte de lo que
usted gana sea para que la ahorre.

Vencer la inercia para tomar la decisión de pagarnos a
nosotros mismos, antes de pagar las deudas, es realmente
difícil. Si lo dejamos para fines de mes, lo más probable es
que no estemos dispuesto a hacerlo porque el valor
marginal de los últimos pesos que nos quedan en los
bolsillos para terminar el mes, tienen un valor altísimo para
nosotros por la sencilla razón que ¡es todo lo que nos
queda!

Por eso es que cuando la persona se inicia al mundo
laboral, tomando en cuenta lo difícil que es poner en
práctica el ahorro, y, por otra parte, considerando que en
esa etapa de la vida los jóvenes suelen formar un hogar y
necesitan dedicar su atención a consolidar la relación de
pareja, es recomendable elegir una opción automática de
ahorro. Esto permitirá, además de lograr el objetivo de
formar un capital, disponer de mayor tranquilidad para
dedicar toda la energía para desarrollarse en el plano
laboral y familiar, durante los primeros diez años. Una
alternativa de ahorro automático es solicitar a su empleador
que le descuente por planilla mensualmente un monto que
usted determine, y se lo deposite a interés en una cuenta de
ahorro.

Para poder ahorrar, no se debería vulnerar la proporción de deudas versus ingresos. Hay que mantener ciertas relaciones estudiadas. Dependiendo de los ingresos, hábitos y el nivel de vida de cada grupo familiar, varía, pero se puede establecer con un buen sentido común, una proporción como la siguiente:

1) 10% ahorro.
2) 25% dividendo hipotecario o arriendo.
3) 20% intereses, cuotas préstamos y emergencias.
4) 45% gastos de mantención del hogar.


La clave del éxito de este sistema reside en que, una
vez que se distribuyen los dineros y se asigna un monto
para los gastos de mantención del hogar, todos los gastos,
desde el jabón hasta la comida del perro, tendrán que
provenir de la cantidad que quede, porque no habrá más
dinero hasta el mes siguiente. ¡¡Ese es todo el dinero de
que se dispone para llegar hasta el próximo fin de mes!!

Cuando hagamos esto, lograremos una sensación de
alivio y control. Se acabaron los autoengaños y los juegos.
Lo que tenemos como ingresos menos las cuentas, incluido
el ahorro, constituye el saldo automático y límite de
nuestros gastos hasta fin de mes.

Una de las razones por la cual muchos no ahorran, es que actúan desmereciendo las pequeñas cantidades y se proponen metas muy altas, o nada.

En el caso de que usted sea de las personas que no ha
aprendido a ahorrar, lo más probable es que el sentimiento
que le sobrevenga, cuando tome conciencia del verdadero
potencial que encierra el ahorro, y mire retrospectivamente
su vida laboral, sea de impotencia. Le cabrá íntimamente la
certeza de que pudimos haberlo llevado a cabo, mas la
desidia y el hábito del consumo, nos la ganó. Como
justificación y consuelo nos diremos que nunca nos sobró ni
un solo peso al final del mes, para ser ahorrado. ¡Todo lo
contrario, muchas veces terminamos el mes con un saldo en
contra! Es difícil mirar hacia atrás y ver tantos años
transcurridos de amortizaciones de deudas y
postergaciones de sueños, ¡sólo para descubrir que
estamos; en el mismo lugar donde empezamos, respecto al ahorro!

Lo más importante es empezar a pagarse a usted
mismo, es decir, a ahorrar.

Estoy absolutamente convencido de que cualquiera
podría seguir viviendo casi exactamente igual si su ingreso
fuera 5 ó 10% inferior a su ingreso actual, y destinar ese
monto al ahorro. Haga cualquier cosa que funcione para realmente empezar, pero ¡hágalo ya!

Recordemos siempre que el trabajo por sí mismo no produce gran
acumulación de dinero, pero sí puede hacerlo el hábito del ahorro sistemático.

André Kostolany

martes, agosto 11, 2009

Cómo hacerse millonario en cuatro meses

El joven británico Alex Tew, quien se ganó más de US$1 millón creando una página de Internet de pequeños avisos publicitarios, dice que la idea se le ocurrió en cuestión de minutos. En agosto pasado, Tew se encontraba tendido en la cama pensando en sus problemáticas finanzas antes de comenzar un curso de administración de empresas. Tew estaba sobregirado en el banco, y sabía que su deuda iba a aumentar cuando ingresara a la universidad.

La falta de un par de calcetines decentes era, para él, un reflejo de su pobreza.

El joven comenzó escribiendo la pregunta que lo acosaba en una libreta de notas: "¿Cómo me convierto en millonario?"

Veinte minutos después surgió el concepto de la página del millón de dólares. La idea consistía en vender pixeles -los puntos de los que están hechas las imágenes en las computadoras- como espacios publicitarios, a un precio de US$ 1 por píxel.

La compra mínima era de US$ 100 por un cuadrado de 10X10 pixeles con el logotipo o diseño de la compañía. Al hacer clic en esa imagen, los visitantes entraban a la página del cliente.

Hasta ahora, el británico ha recaudado más de US$999.000. Sorpresa Según Tew, todo comienza por el principio: "Escribí el título para encender la chispa de la creatividad, y luego escribí los atributos que la idea necesitaba. Tenía que ser simple de ejecutar y de comprender". Tew compró el nombre del dominio (milliondollarpage.com, que ya no existe) esa misma noche por US$ 70 y diseñó el sitio, que comenzó como una página en blanco. Sus amigos y familiares pagaron los primeros US$1000, que gastó en un comunicado de prensa.

La publicidad le generó más tráfico, lo cual hizo crecer la confianza de los anunciantes. "Fue como una bola de nieve", explica. "Entre más dinero hacía, más gente hablaba de la página y hacía aún más dinero".

Cuatro meses después, 2000 clientes han comprado anuncios, entre ellos el diario The Times y la compañía telefónica Orange. "Estoy sorprendido. Estos han sido los momentos más emocionantes y agitados de mi vida. Las cosas son surreales. Me parece como si tuviera billetes de ´Monopolio´. Antes, para mí la idea de ganar dinero era trabajar por US$ 8 la hora en el supermercado", cuenta.

Tew no es el único sorprendido. Chris Magras, presidente de Engineseeker.com, que compró un anuncio por US$ 64.000, dice que sus ventas aumentaron en un 30% y el tráfico sigue aumentando. Y los consejos...

Para el nuevo millonario, "todo tiene que ver con la fe en el inconsciente. La meta del millón de dólares vino primero, y luego trabajé para atrás, confiando en que el cerebro me daría la respuesta".

Ahora puede volverse rico con más rapidez... haciéndose sencillamente más útil

El único modo con que usted podrá ganar más es merecer más. El único modo con que podrá merecer más es ser más útil. Horace Mann escribió: “La utilidad es el gran objetivo de la vida humana”.

Creo que la utilidad es aún más que eso. La utilidad es el medidor de su triunfo en la vida. Usted triunfará en la vida en el grado exacto de su utilidad.

Si usted no es útil a nadie de ningún modo, su vida es una pérdida total.

Si usted es útil sólo en pequeñas cosas, lo sumo que puede esperar es un triunfo muy pequeño. No mereciendo más, no sirviendo más, usted no recibirá más. De modo que no espere más. Y no se queje. Usted escribe su propio che que de pago en la vida y su monto es determinado por su grado de utilidad, como se enseña en este libro. Los métodos están aquí; de usted depende el usarlos.

Sí usted es útil en muchas cosas, tendrá muchos triunfos. Y si es útil en muchas cosas importantes, sirviendo útil mente a muchas personas, usted merecerá y tendrá gran triunfo, y será rico... ¡más rápidamente!

Es así de sencillo. Y no tiene sentido tratar de hacer que el triunfo parezca complicado y difícil. ¡No lo es! El triunfo es tan sencillo como ser útil. Cuanto más útil es usted para más personas, más exitoso será usted. ¡Y más indispensable!

Ser indispensable es crecientemente importante en es tos tiempos rápidamente cambiantes de automatización y de computación. Usted va a tener que proveer servicios que son tan personalmente útiles que no pueden reemplazarse con automatización mediante computadoras.

Hay ciertas clases de servicios que no pueden reemplazarse con automatización y computadoras.

Son:
1. LA DIRECCIÓN: Las computadoras y la automación no podrá reemplazar la dirección, porque es ésta la que decide qué computarán las computadoras y qué producirá la automatización. Y es la dirección la que deberá evaluar los impresos de la computadora, decidir lo que se hará, y expedir planes y órdenes para hacerlo.

2. LAS PERSONAS CON IDEAS PARA MEJORAR LAS COSAS: ¡El hecho importante que usted debe comprender (¡Y nunca olvidar ni un minuto!) es que una computadora no puede producir IDEAS! Y allí puede estar su seguridad en el empleo, hasta y después de entrar en a conducción.

Mientras usted pueda producir IDEAS prácticas, útiles y provechosas PARA MEJORAR LAS COSAS no podrá ser re emplazado por una computadora porque una computadora no puede producir una IDEA. (Usted puede y este libro le enseñará cómo en los próximos capítulos).
La continuación de cada ocupación, en cada campo, de pende de un ingreso constante de IDEAS DE MEJORAMIENTO.

Las computadoras podrán ayudar a determinar la factibilidad de una IDEA, podrán evaluarla, podrá proyectar su provecho potencial, pero sólo las personas (como usted) podrán crear la IDEA en primer lugar. Y los próximos capítulos de este libro le enseñarán cómo usted podrá crear constante mente IDEAS útiles y provechosas que, no sólo le harán a usted indispensable sino que le harán ascender y le harán más rico más y más rápidamente!

3. EL TRATO CON LA GENTE: En el capítulo VIII usted aprendió que en. el futuro, el 81 por ciento de todos los trabajos será en ocupaciones QUE TRATEN CON LA GENTE. Si usted proporciona un servicio profesional o cualquier otro que sea necesario y requiera relaciones personales de persona a persona, no podrá ser reemplazado por una computadora, como lo demuestra la proyección de que el 81 por ciento de todo empleo futuro estará en EL TRATO CON LA GENTE.

Las computadoras, por supuesto, se usan vastamente para ayudar y facilitar estos servicios de persona a persona, pero las computadoras no podrán reemplazarlos.

Se pueden aprender métodos comprobados para triunfar relativos al TRATO CON LA GENTE para que usted triunfe rápidamente en este modo máximo (81 %) y más cierto; ¡de volverse más rico.. . más rápidamente!

M. R. Kopmeyer

Cómo alcanzar la independencia financiera (II)

Las personas inteligentes saben que lo que importa no es la cantidad; lo que realmente cuenta es utilizar al máximo las aptitudes que nos ha dado Dios.
Esta última idea, —hacer todo lo que podamos con lo que tenemos—, es el tema central de un libro muy interesante. El libro se titula The Richest Man in Babylon («El hombre más rico de Babilonia»), escrito por George Clayson. Es un libro tan pequeño que se puede leer sin interrupción, pero recoge todos los puntos fundamentales. Yo le llamo «El aperitivo para la discusión general sobre el tema de la independencia financiera», y se lo recomiendo.

Nuestros actos y nuestras compras dicen mucho respecto de nuestra forma de ser. Revelan nuestro concepto de la vida, nuestras actitudes, conocimientos e ideas, —incluso nuestro carácter. Estos actos externos reflejan nuestro mundo interior y proporcionan una constante referencia de nuestra capacidad de percepción y valoración de la vida.

Hay un proverbio que dice: «¿Por qué hablas tan alto? No oigo lo que dices.»

Es inevitable. Todas las cosas son señal de algo. Son síntomas de algo correcto o de algo equivocado. Por eso es prudente no ignorar los síntomas. Si algo en su vida no funciona bien, los síntomas actúan como alarma previa anunciando, a quien quiera escucharlos que debe cambiarse.

Por ejemplo, puede analizar su forma de vivir y su relación con sus ingresos. Si está gastando más de lo que gana lleva camino de suicidarse lentamente en el plano económico. Su próximo «capricho», pagado a plazos naturalmente, puede ser sólo una nueva dosis de veneno servida, eso sí, en bandeja de plata.

Analice lo que hace con sus actuales ingresos. ¿Los emplea de forma prudente, no gastando más del 70 % del total? ¿Está viviendo a un nivel de cientos o miles de dólares superior al de sus ingresos? Preste atención a los síntomas antes de que sea demasiado tarde.

Recuerdo que una vez le dije a Mr. Shoaff: «Si tuviera más dinero podría hacer mejores planes.» Y él me respondió con rapidez: «Yo lo diría de otra manera: si hicieses mejor tus planes tendrías más dinero.»
¡Esta es una frase fundamental! ¡Ya ve! Lo que importa no es la cantidad; lo que importa es el plan. Lo fundamental es cómo invertir, no cuánto.

Jim Rohn

Cómo alcanzar la independencia financiera (I)

La cuestión del dinero es muy emocional y la mayoría de nosotros tenemos sentimientos ambivalentes con respecto a él: por una parte necesitamos la seguridad y comodidad que puede proporcionarnos; por otra, sentimos cierto temor a que el éxito financiero corrompa nuestros principios éticos. Ciertamente, la televisión y las películas han hecho mucho por crear una imagen de la gente rica como modelo de intrigante y maquiavélico. ¿Cuándo fue la última vez que ha visto un programa en que el «bueno de la película» estaba representado por una persona adinerada?

En los círculos religiosos se cita a menudo de forma equivocada a la Biblia, aunque lo hagan con la mejor intención del mundo. En vez de pensar que el ansia de dinero es la raíz de toda la maldad algunas personas interpretan que el dinero es la raíz de toda maldad. Naturalmente, lo correcto es citar la frase bíblica íntegramente. Si convierte al dinero en su único amor y se afana en enriquecerse con exclusión y a costa de otros valores más importantes, está perdiendo, en lugar de ganando.

Sin embargo. vamos a analizar esta cuestión: si pudiera ganar más, ¿debería hacerlo? ¿En el tiempo que destina a trabajar y ganar dinero, no debe intentar conseguir lo máximo posible?
Creo sinceramente que la mayor satisfacción de la vida la obtienen aquellos que, como nosotros, se proponen sacar el máximo rendimiento de todo lo que tenemos. De hecho, si no rendimos al máximo de nuestras facultades, pueden producirse serios problemas psíquicos.

Los humanos somos seres con iniciativa emprendedores. Las estaciones del año suponen un reto para nosotros. Vemos la tierra, el sol, la lluvia y la semilla, y sentimos cómo nos estimulan para que los dominemos y amaestremos. Es como si la vida y la naturaleza nos estuvieran diciendo «¿Tienes ingenio suficiente como para hacer de nosotros algo sin igual? Sólo somos materia prima. ¿Eres capaz de crear algo único de nosotros?»

Usted y yo, que somos emprendedores, no deberíamos sentirnos desanimados, sino ansiosos por conseguir una alta productividad, el pleno desarrollo de todo el potencial de nuestras diversas partes vitales, la utilización de nuestro ingenio en su totalidad, incluyendo también el aspecto de creación de riqueza. En esto consiste la esencia de la vida.

Brevísima Historia de la Bolsa


La Bolsa de valores es una institución muy antigua y que
parece tener sus orígenes en Roma, en el muy célebre
Collegium Mercatorium, evocado por el historiador Tito
Livio
, como lugar de especulación financiera. Esta práctica
no sobrevivió al caos político que caracterizó al ocaso del
Imperio Romano y se debió esperar a las ferias
comerciales de la Edad Media y el Renacimiento, para que
la Bolsa reviviera definitivamente.

Entre las diversas explicaciones del origen de la
palabra Bolsa, la más probable se remonta al siglo XIV, en
Bélgica, en la ciudad de Brujas donde se reunían los
negociantes en el hotel del caballero Van der Buerse y sus
parientes venecianos Della Bursa. Esta familia usaba un
escudo de armas donde figuraban tres bolsas de oro.
El nombre sería luego extendido, así, a la asamblea y
más adelante sería adoptado por otros mercaderes de las
grandes ciudades belgas y extranjeras, como Amberes,
Amsterdam y Lyon, a partir del siglo XV.

En 1694 fue creado en Inglaterra el centro bursátil de
la City, el cual jugó un papel fundamental en el desarrollo
de los mercados financieros.

En 1724, Francia se dota de una moderna Bolsa, por
decreto real, la cual se ubicaba en calle Vivienne, en París.
En 1808 se puso la primera piedra del palacio Brongniart,
ordenado por Napoleón I, donde funciona la Bolsa de
París hasta los días de hoy.

Las demás Bolsas aparecen a partir del siglo XVIII.
La Bolsa de fondos públicos de Bruselas fue creada en
1801.

La Bolsa de Norteamérica, el New York Stock
Exchange Board
, ubicado en la célebre calle llamada Wall
Street
, de New York, nace en 1817.

Wall Street es una calle que va desde Roosevelt Drive,
cerca del East River, hasta la vieja iglesia de La Trinidad.
Esta calle adquirió ese nombre debido a un muro
construido a lo largo de ella con el objeto de mantener
encerrado el ganado e impedir el ingreso de los indios,
poco tiempo después de que New York fuera fundada
como un centro de comercio holandés, en el año 1609.

Esta calle se convirtió rápidamente en un centro de actividad comercial, debido a que conectaba los muelles que prestabanservicio al comercio por el río Hudson, en un extremo, y al negocio de importación del río East, en el otro.

Los primeros comerciantes tuvieron muchos negocios,
compraban y vendían productos del sector agropecuario,
tales como pieles de osos, melaza y tabaco,
comercializaban monedas extranjeras, aseguraban
mercancías y especulaban con la tierra.

En 1789, el primer congreso de Estados Unidos se
reunió en el Federal Hall localizado en Wall Street y
autorizó la primera orden de una emisión de U$ 80 millones
en bonos del gobierno, para absorber el costo de la guerra.

Dos años más tarde, se adicionaron a los bonos del
gobierno las acciones de bancos cuando Alexander
Hamilton, secretario del Tesoro, fundó el primer Banco de
la nación, llamado Banco de los Estados Unidos, y ofreció
las acciones al público. Los empresarios de Wall Street
pronto empezaron a programar remates de acciones y
bonos, tal como lo realizaban para los productos agrícolas
y, finalmente, formalizaron esta organización fundando La
Bolsa de Valores de New York (NYSE).

La edad de oro de la Bolsa comienza a finales del
siglo XIX y llega hasta la primera guerra mundial.
En 1914, la City situada al este de Londres, se
convierte en el centro financiero del mundo, seguido de
cerca por la plaza de París.

La fuerte inflación de los períodos entre la primera
guerra, la crisis de 1929 y luego la segunda guerra mundial,
propinan duros golpes a los mercados europeos, lo que
permite a New York ocupar el primer puesto, lugar que
mantiene hasta hoy.